EN MEMORIA.  EL TÍO CUCHARILLAS 

Escribo estas cuatro letras para recordar un poco el pasado que no fue muy abundante para una mayoría, lo cual coincidió al mismo tiempo con una posguerra y la escasez que aparecía por todos los rincones.

 Estamos hablando de los años 50, más o menos. Quería rendirle homenaje a una de tantas personas que a pesar de padecer y costarle tanto, se esforzó en salir día a día en esas situaciones tan precarias. Me quería centrar en un personaje muy conocido y carismático: El tío Cucharillas, "todo para los zagales“. Este hombre apenas levantaba del suelo metro y medio, siempre con barba de varios días, con unos pantalones remendados, alpargates casi siempre rotos, una blusa con botones de arriba abajo y gorra de paño "sudá" por la frente que cambiaba de tono. Al ser de día sacaba su burro que también tenía un tamaño menudo y no muy bien "apiensao". Lo aparejaba y además de la cabeza le ponía unas anteojeras muy bien adornadas; sobre la albarda le cargaba dos corvos y en esos y en esos recipientes iba cargando cacharros de cerámica, de metal, todo relacionado con el menaje de cocina y el exterior de los corvos colgaba unos jarros muy pequeños y algunas otras cosas que quedaban visibles para llamar la atención, y muy especial, la de los zagales para quienes tener un jarrillo de aquellos era una gran ilusión. Empezaba barrio por barrio, y la mayoría de las cosas no las vendía en metálico, sino que utilizaba el trueque. Cambiaba por trapos, pellejos de conejo, suelas de alpargates y chatarra, y él situaba las cantidades para que le salieran bien las cuentas. Cada noche, al acabar sus faenas, acudía a tomar unos vinos en el bar de las Rosas o en el Chigre. Un día coincidió con una burra que estaba caliente y en cuanto le dio el viento se encaramó encima y todo lo que llevaba cayó al suelo, casi todo se rompió. Sí que tuvo unas pérdidas cuantiosas, y a partir de aquello las cosas se pusieron más estrechas para el tío Cucharillas.

Escrito por: Bonifacio Sola "Boni" y  publicado en la revista Cuadernillos de la Sagra

Inicio                El Portacho, Memorias de un barrio               Libro de Visitas